Por favor, espere ...

EN

BLOG

Últimas publicaciones o noticias de interés
15/Dic/2017

Jessica Adele Hardy es una nadadora profesional y atleta olímpica de EEUU que consiguió 2 medallas olímpicas en los juegos de 2012

Jessica constituye uno de los muchos ejemplos de deportistas que utilizan técnicas de retroalimentación cerebral o física (neurofeedback o biofeedback) para mejorar su preparación.

En este video, la nadadora olímpica habla, entre otras cosas, de la importancia que tienen en su profesión la gestión de las emociones. Y es que el éxito o el fracaso en la competición pueden depender de la capacidad del atleta para controlarlas. Estos aspectos del entrenamiento están estrechamente ligados a la mentalidad siendo, en principio, independientes de la condición física. Aspectos como mejorar la visualización en la competición o la capacidad para conseguir la calma o relajacion adecuada.

En este contexto, el entrenamiento o terapia con neurofeedback o biofeedback puede ayudar a mejorar la gestión de esas emociones y maximizar la capacidad de concentración del atleta.

En la agenda deportiva de un atleta cabe mucho más que la simple mejora de la técnica, resistencia, o tono muscular.

El éxito deportivo del atleta o deportista de élite requiere de una preparación sumamente completa. Propiedades o aspectos internos íntimamente ligados a la actividad cerebral, como la concentración o la gestión de la presión son también muy importantes.
La preparación del bionio cuerpo-mente, las emociones y sentimientos, y su gestión durante el descanso o la competición son susceptibles de ser medidos y evaluados con herramientas neuro-psicológicas y psico-fisiológicas. Al introducir estas variables en la preparación del atleta podemos ayudarlo a conseguir un mayor nivel en su rendimiento.

Estas técnicas de bio y neurofeedback permiten ayudar al deportista a regular muchas de nuestras funciones fisiológicas mediante el entrenamiento. La presión sanguínea, temperatura, tensión muscular, respiración o la actividad cerebral son algunos ejemplos de variables evaluables sobre las cuales puedes tomar el control.


aguacate3-1024x512.jpg
15/Dic/2017

Nuestra salud depende  de nuestra alimentación. Una dieta equilibrada y saludable nos ayudará a que nuestro organismo funcione adecuadamente, prevenir enfermedades y evitar su degeneración. Investigaciones actuales confirman que, además, nuestra dieta es clave en nuestra salud mental.

Una alimentación adecuada y equilibrada es sinónimo de vida saludable y bienestar físico y emocional. Nuestro cuerpo requiere de energía y nutrientes para su correcto desarrollo y funcionamiento y debemos cubrir esas necesidades. El cerebro es el centro de operaciones de nuestro cuerpo y es afectado por nuestra dieta como el resto de nuestros órganos.

Investigaciones actuales  demuestran que podemos mejorar nuestra capacidad de memoria y concentración diaria, además de evitar y prevenir enfermedades degenerativas del tejido cerebral como el Alzhéimer, siguiendo una dieta baja en grasas saturadas y controlando el exceso de calorías.


feliz.jpg
15/Dic/2017

El entrenamiento mental esta consolidándose entre la comunidad científica como uno de los pilares fundamentales de la salud en el futuro y una de las claves que puede llevar al ser humano a potenciar sus actitudes para alcanzar sus grandes metas; una de ellas, quizás la más importante, la Felicidad.

Si hiciéramos una encuesta a lo largo y ancho de todo el mundo sobre cuál es la mayor aspiración en la vida, la respuesta, tanto objetiva como subjetivamente, sería contundente y universal: ser feliz.

A pesar de que todos deseamos y vivimos para ser felices, muy pocos pueden afirmar que son plenamente felices, y muchos otros afirmaran que la felicidad unicamente es esporádica y se puede medir por momentos.

Esta corriente de pensamiento se debe a que siempre se ha considerado que la felicidad proviene en gran medida de agentes, circunstancias y estímulos externos.

Sin embargo, la moderna Neurociencia demuestra que todo proceso cognitivo, emocional y fisiológico no se puede entender sin el proceso neuronal de nuestro cerebro y las sustancias químicas y hormonales que este segrega, por lo tanto nuestro cerebro reaccionará ante cualquier estímulo según haya aprendido.


CampeónOlímpico.jpg
15/Dic/2017

Ussain Bolt, Campeón Olímpico

“Es la noche anterior al evento más importante en tu carrera deportiva. Durante cuatro largos años has forzado tu cuerpo y mente al límite, analizado miles de datos y sensaciones para mejorar tu rendimiento al máximo. Has vivido aislado en una vida espartana, con cuidado de que cualquier descuido no perjudicase tu estado de forma echando al traste todo el esfuerzo. Has retado incluso al sobreesfuerzo que podría haberte lesionado. Sin embargo, te encuentras tumbado en tu cama a falta de unas horas para cumplir tu sueño y esperanzas.

Y justo en ese momento, te empiezan a asaltar las dudas y empiezas a pensar que no vas a poder descansar del todo bien y que esto puede influenciar en tu actuación. Te empieza a invadir la negatividad.

Al día siguiente el estadio olímpico ruge y sabes que llega el momento más importante de tu vida,la ansiedad hace acto de presencia y en ese momento empieza la prueba con tu mente en otro lado y la concentración perdida, cometes un fallo y todo el trabajo de tu carrera se pierde en un mero segundo.”

Esta es la pesadilla más temida y sufrida por los deportistas de élite en las semanas próximas al evento deportivo mundial más importante, los Juegos Olímpicos.

Uno de los mayores retos de los grandes campeones olímpicos ha sido siempre el conseguir mantener su mente totalmente concentrada en su actividad física abstrayéndose del entorno y de sus propios pensamientos y emociones, sabiendo que el cuerpo puede alcanzar así el mejor rendimiento.

Desde siempre el entrenamiento mental ha sido uno de los secretos peor guardados de los grandes deportistas en todas las disciplinas profesionales, sabiendo que esa ventaja mental les catapultaba en

su juego y les permitía superar a otros atletas no entrenados en esta disciplina.

Partiendo de esta premisa, y como han reconocido muchos campeones olímpicos, el Neurofeedback es el entrenamiento mental definitivo que utilizan y escogen estos atletas destinados a la gloria.


NeuroVitalia Ⓒ 2017