Nuevo estudio sobre la mejora de la atención controlando ondas alfa con Neurofeedback

12 diciembre, 2019 by NeuroVitalia0
WhatsApp-Image-2019-12-12-at-09.54.55-1200x1114.jpeg

¿Tienes problemas para prestar atención? Los neurocientíficos del MIT pueden tener una solución para usted: baje las ondas cerebrales alfa

En un nuevo estudio, los investigadores descubrieron que las personas pueden mejorar su atención controlando sus propias ondas cerebrales alfa basadas en neurofeedback que reciben cuando realizan una tarea en particular

El estudio encontró que cuando los sujetos aprendieron a suprimir las ondas alfa en un hemisferio de su corteza parietal, pudieron prestar mejor atención a los objetos que aparecían en el lado opuesto de su campo visual. Esta es la primera vez que se ve esta relación de causa y efecto, y sugiere que puede ser posible que las personas aprendan a mejorar su atención a través del neurofeedback.

“Hay mucho interés en usar neurofeedback para tratar de ayudar a las personas con diversos trastornos cerebrales y problemas de conducta”, dice Robert Desimone, director del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro del MIT. “Es una forma completamente no invasiva de controlar y probar el papel de los diferentes tipos de actividad cerebral”.

Se desconoce cuánto tiempo pueden durar estos efectos y si este tipo de control podría lograrse con otros tipos de ondas cerebrales, como las ondas beta, que están relacionadas con la enfermedad de Parkinson. Los investigadores ahora están planeando estudios adicionales sobre si este tipo de entrenamiento de neurofeedback podría ayudar a las personas que sufren de trastornos neurológicos atencionales u otros.

Alfa y atención

Hay millones de neuronas en el cerebro, y sus señales eléctricas combinadas generan oscilaciones conocidas como ondas cerebrales. Se cree que las ondas alfa, que oscilan en la frecuencia de 8 a 12 hercios, juegan un papel en el filtrado de información sensorial que distrae.

Estudios previos han demostrado una fuerte correlación entre la atención y las ondas cerebrales alfa, particularmente en la corteza parietal. En humanos y en estudios con animales, una disminución en las ondas alfa se ha relacionado con una mayor atención. Sin embargo, no estaba claro si las ondas alfa controlan la atención o son solo un subproducto de algún otro proceso que rige la atención, dice Desimone.

Para probar si las ondas alfa realmente regulan la atención, los investigadores diseñaron un experimento en el que las personas recibieron retroalimentación en tiempo real sobre sus ondas alfa mientras realizaban una tarea. Se les pidió a los sujetos que miraran un patrón de rejilla en el centro de una pantalla, y se les dijo que usaran un esfuerzo mental para aumentar el contraste del patrón mientras lo miraban, haciéndolo más visible.

Durante la tarea, los sujetos fueron escaneados utilizando magnetoencefalografía (MEG), que revela la actividad cerebral con una precisión de milisegundos. Los investigadores midieron los niveles alfa en los hemisferios izquierdo y derecho de la corteza parietal y calcularon el grado de asimetría entre los dos niveles. A medida que crecía la asimetría entre los dos hemisferios, el patrón de rejilla se hizo más visible, ofreciendo a los participantes comentarios en tiempo real.

Aunque a los sujetos no se les dijo nada sobre lo que estaba sucediendo, después de aproximadamente 20 ensayos (que tomaron aproximadamente 10 minutos), pudieron aumentar el contraste del patrón. Los resultados de MEG indicaron que lo habían hecho controlando la asimetría de sus ondas alfa.

“Después del experimento, los sujetos dijeron que sabían que estaban controlando el contraste, pero no sabían cómo lo hicieron”, dice Bagherzadeh. “Creemos que la base es el aprendizaje condicional: cada vez que haces un comportamiento y recibes una recompensa, estás reforzando ese comportamiento. Las personas generalmente no tienen ningún comentario sobre su actividad cerebral, pero cuando se lo proporcionamos y recompensamos ellos, aprenden practicando “.

Aunque los sujetos no eran conscientes de cómo estaban manipulando sus ondas cerebrales, pudieron hacerlo, y este éxito se tradujo en una mayor atención en el lado opuesto del campo visual. Mientras los sujetos observaban el patrón en el centro de la pantalla, los investigadores destellaron puntos de luz a cada lado de la pantalla. Se les había dicho a los participantes que ignoraran estos destellos, pero los investigadores midieron cómo les respondía su corteza visual.

Un grupo de participantes fue entrenado para suprimir las ondas alfa en el lado izquierdo del cerebro, mientras que el otro fue entrenado para suprimir el lado derecho. En aquellos que habían reducido el alfa en el lado izquierdo, su corteza visual mostró una respuesta más grande a los destellos de luz en el lado derecho de la pantalla, mientras que aquellos con alfa reducido en el lado derecho respondieron más a los destellos vistos en el lado izquierdo.

“La manipulación alfa realmente estaba controlando la atención de las personas, a pesar de que no tenían una comprensión clara de cómo lo estaban haciendo”, dice Desimone.

Efecto persistente

Después de que terminó la sesión de entrenamiento de neurofeedback, los investigadores pidieron a los sujetos que realizaran dos tareas adicionales que involucraran atención, y descubrieron que la atención mejorada persistía. En un experimento, se les pidió a los sujetos que observaran la aparición de un patrón de rejilla, similar a lo que habían visto durante la tarea de neurofeedback. En algunos de los ensayos, se les dijo de antemano que prestaran atención a un lado del campo visual, pero en otros, no se les dio ninguna dirección.

Cuando se les dijo a los sujetos que prestaran atención a un lado, esa instrucción fue el factor dominante en el lugar donde buscaron. Pero si no se les dio ninguna señal por adelantado, tendían a prestar más atención al lado que había sido favorecido durante su entrenamiento de neurofeedback.

En otra tarea, se les pidió a los participantes que miraran una imagen como una escena natural al aire libre, una escena urbana o una forma fractal generada por ordenador. Al rastrear los movimientos oculares de los sujetos, los investigadores descubrieron que las personas pasaban más tiempo mirando el lado que sus ondas alfa les habían entrenado para prestar atención.

“Es prometedor que los efectos parecieran persistir después”, dice Desimone, aunque se necesitan más estudios para determinar cuánto tiempo pueden durar estos efectos.

 

Bagherzadeh, Y., Baldauf, D., Pantazis, D., & Desimone, R. (2019)


Dejar un comentario

Tú dirección de e-mail no será publicada Requeridos los campos marcados con *


Próximos Cursos

Curso Clínico de Neurofeedback | MADRID
ENERO DE 2020