BLOG

Últimas publicaciones o noticias de interés
pexels-photo-1036620-1200x801.jpeg
28/Ene/2020

Un nuevo estudio informa que el ritmo de su respiración puede influir en la actividad neuronal que mejora el recuerdo de la memoria y el juicio emocional

La respiración no es solo por oxígeno; ahora está vinculado a la función y el comportamiento del cerebro

Los científicos de Northwestern Medicine han descubierto por primera vez que el ritmo de la respiración crea actividad eléctrica en el cerebro humano que mejora los juicios emocionales y el recuerdo de la memoria.

Estos efectos en el comportamiento dependen críticamente de si inhala o exhala y si respira por la nariz o la boca.

“Uno de los principales hallazgos en este estudio es que hay una diferencia dramática en la actividad cerebral en la amígdala y el hipocampo durante la inhalación en comparación con la exhalación”, dijo la autora principal Christina Zelano, profesora asistente de neurología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern. “Cuando inhalas, descubrimos que estás estimulando las neuronas en la corteza olfatoria, la amígdala y el hipocampo, en todo el sistema límbico”.

El estudio fue publicado el 6 de diciembre en el Journal of Neuroscience. El autor principal es Jay Gottfried, profesor de neurología en Feinberg.

Los científicos del noroeste descubrieron por primera vez estas diferencias en la actividad cerebral mientras estudiaban a siete pacientes con epilepsia programados para cirugía cerebral. Una semana antes de la cirugía, un cirujano implantó electrodos en los cerebros de los pacientes para identificar el origen de sus ataques. Esto permitió a los científicos adquirir datos electrofisiológicos directamente de sus cerebros. Las señales eléctricas registradas mostraron que la actividad cerebral fluctuaba con la respiración. La actividad ocurre en áreas del cerebro donde se procesan las emociones, la memoria y los olores.

Este descubrimiento llevó a los científicos a preguntar si las funciones cognitivas típicamente asociadas con estas áreas del cerebro, en particular el procesamiento del miedo y la memoria, también podrían verse afectadas por la respiración.

La amígdala está fuertemente vinculada al procesamiento emocional, en particular a las emociones relacionadas con el miedo. Entonces, los científicos pidieron a unos 60 sujetos que tomaran decisiones rápidas sobre las expresiones emocionales en el entorno del laboratorio mientras grababan su respiración. Presentados con imágenes de rostros que mostraban expresiones de miedo o sorpresa, los sujetos tenían que indicar, lo más rápido posible, qué emoción expresaba cada rostro.

Cuando se encontraron caras durante la inhalación, los sujetos las reconocieron como temerosas más rápidamente que cuando se encontraron caras durante la exhalación. Esto no era cierto para los rostros que expresaban sorpresa. Estos efectos disminuyeron cuando los sujetos realizaron la misma tarea mientras respiraban por la boca. Por lo tanto, el efecto fue específico de los estímulos temerosos durante la respiración nasal solamente.

En un experimento destinado a evaluar la función de la memoria, vinculada al hipocampo, a los mismos sujetos se les mostraron imágenes de objetos en una pantalla de ordenador y se les pidió que los recordaran. Más tarde, se les pidió que recordaran esos objetos. Los investigadores descubrieron que el recuerdo era mejor si las imágenes se encontraban durante la inhalación.

Los hallazgos implican que la respiración rápida puede conferir una ventaja cuando alguien se encuentra en una situación peligrosa, dijo Zelano.

“Si está en estado de pánico, su ritmo de respiración se vuelve más rápido”, dijo Zelano. “Como resultado, pasarás proporcionalmente más tiempo inhalando que en estado tranquilo. Por lo tanto, la respuesta innata de nuestro cuerpo al miedo con una respiración más rápida podría tener un impacto positivo en la función cerebral y dar como resultado tiempos de respuesta más rápidos a estímulos peligrosos en el medio ambiente “.

Otra idea potencial de la investigación es sobre los mecanismos básicos de meditación o respiración focalizada. “Cuando inhalas, en cierto sentido estás sincronizando las oscilaciones cerebrales a través de la red límbica”, señaló Zelano.


tens-stimulation-fibromyalgia-neuroscinecnews-public.jpg
28/Ene/2020

La estimulación eléctrica nerviosa transcutánea (TENS), por sus siglas en inglés, resultó en mejoras significativas en el dolor y la fatiga relacionados con el movimiento en mujeres que sufren de fibromialgia

La fibromialgia se caracteriza principalmente por producir un dolor generalizado del sistema músculo esquelético y un cansancio persistente. La OMS (Organización Mundial de la Salud) la considera enfermedad desde 1992 y afecta a entre un 2% y un 7% de la población general, pero todavía hoy genera muchas dudas y controversias, tanto en su diagnóstico como en el tratamiento. La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (ENET) suministra corrientes eléctricas a través de la piel para activar las vías nerviosas del cuerpo que inhiben el dolor.

En este ensayo, TENS resultó en mejoras significativas en el dolor y la fatiga relacionados con el movimiento en comparación con placebo.

El tratamiento se administró junto con tratamientos estándar para la fibromialgia. Por lo tanto, puede proporcionar a las personas una herramienta para ayudar a controlar el dolor y la fatiga sin tomar analgésicos adicionales.

“Puede proporcionar una opción de autogestión para las personas con dolor crónico, particularmente la fibromialgia, para proporcionar un nivel adicional de alivio del dolor” dijo la autora principal Kathleen A. Sluka, PT, PhD, FAPTA, de la Universidad de Iowa (Estados Unidos) .

Los hallazgos se publican en Arthritis & Rheumatology

WhatsApp-Image-2019-12-12-at-09.54.55-1200x1114.jpeg
28/Ene/2020

¿Tienes problemas para prestar atención? Los neurocientíficos del MIT pueden tener una solución para usted: baje las ondas cerebrales alfa

En un nuevo estudio, los investigadores descubrieron que las personas pueden mejorar su atención controlando sus propias ondas cerebrales alfa basadas en neurofeedback que reciben cuando realizan una tarea en particular

El estudio encontró que cuando los sujetos aprendieron a suprimir las ondas alfa en un hemisferio de su corteza parietal, pudieron prestar mejor atención a los objetos que aparecían en el lado opuesto de su campo visual. Esta es la primera vez que se ve esta relación de causa y efecto, y sugiere que puede ser posible que las personas aprendan a mejorar su atención a través del neurofeedback.

“Hay mucho interés en usar neurofeedback para tratar de ayudar a las personas con diversos trastornos cerebrales y problemas de conducta”, dice Robert Desimone, director del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro del MIT. “Es una forma completamente no invasiva de controlar y probar el papel de los diferentes tipos de actividad cerebral”.

Se desconoce cuánto tiempo pueden durar estos efectos y si este tipo de control podría lograrse con otros tipos de ondas cerebrales, como las ondas beta, que están relacionadas con la enfermedad de Parkinson. Los investigadores ahora están planeando estudios adicionales sobre si este tipo de entrenamiento de neurofeedback podría ayudar a las personas que sufren de trastornos neurológicos atencionales u otros.

Alfa y atención

Hay millones de neuronas en el cerebro, y sus señales eléctricas combinadas generan oscilaciones conocidas como ondas cerebrales. Se cree que las ondas alfa, que oscilan en la frecuencia de 8 a 12 hercios, juegan un papel en el filtrado de información sensorial que distrae.

Estudios previos han demostrado una fuerte correlación entre la atención y las ondas cerebrales alfa, particularmente en la corteza parietal. En humanos y en estudios con animales, una disminución en las ondas alfa se ha relacionado con una mayor atención. Sin embargo, no estaba claro si las ondas alfa controlan la atención o son solo un subproducto de algún otro proceso que rige la atención, dice Desimone.

Para probar si las ondas alfa realmente regulan la atención, los investigadores diseñaron un experimento en el que las personas recibieron retroalimentación en tiempo real sobre sus ondas alfa mientras realizaban una tarea. Se les pidió a los sujetos que miraran un patrón de rejilla en el centro de una pantalla, y se les dijo que usaran un esfuerzo mental para aumentar el contraste del patrón mientras lo miraban, haciéndolo más visible.

Durante la tarea, los sujetos fueron escaneados utilizando magnetoencefalografía (MEG), que revela la actividad cerebral con una precisión de milisegundos. Los investigadores midieron los niveles alfa en los hemisferios izquierdo y derecho de la corteza parietal y calcularon el grado de asimetría entre los dos niveles. A medida que crecía la asimetría entre los dos hemisferios, el patrón de rejilla se hizo más visible, ofreciendo a los participantes comentarios en tiempo real.

Aunque a los sujetos no se les dijo nada sobre lo que estaba sucediendo, después de aproximadamente 20 ensayos (que tomaron aproximadamente 10 minutos), pudieron aumentar el contraste del patrón. Los resultados de MEG indicaron que lo habían hecho controlando la asimetría de sus ondas alfa.

“Después del experimento, los sujetos dijeron que sabían que estaban controlando el contraste, pero no sabían cómo lo hicieron”, dice Bagherzadeh. “Creemos que la base es el aprendizaje condicional: cada vez que haces un comportamiento y recibes una recompensa, estás reforzando ese comportamiento. Las personas generalmente no tienen ningún comentario sobre su actividad cerebral, pero cuando se lo proporcionamos y recompensamos ellos, aprenden practicando “.

Aunque los sujetos no eran conscientes de cómo estaban manipulando sus ondas cerebrales, pudieron hacerlo, y este éxito se tradujo en una mayor atención en el lado opuesto del campo visual. Mientras los sujetos observaban el patrón en el centro de la pantalla, los investigadores destellaron puntos de luz a cada lado de la pantalla. Se les había dicho a los participantes que ignoraran estos destellos, pero los investigadores midieron cómo les respondía su corteza visual.

Un grupo de participantes fue entrenado para suprimir las ondas alfa en el lado izquierdo del cerebro, mientras que el otro fue entrenado para suprimir el lado derecho. En aquellos que habían reducido el alfa en el lado izquierdo, su corteza visual mostró una respuesta más grande a los destellos de luz en el lado derecho de la pantalla, mientras que aquellos con alfa reducido en el lado derecho respondieron más a los destellos vistos en el lado izquierdo.

“La manipulación alfa realmente estaba controlando la atención de las personas, a pesar de que no tenían una comprensión clara de cómo lo estaban haciendo”, dice Desimone.

Efecto persistente

Después de que terminó la sesión de entrenamiento de neurofeedback, los investigadores pidieron a los sujetos que realizaran dos tareas adicionales que involucraran atención, y descubrieron que la atención mejorada persistía. En un experimento, se les pidió a los sujetos que observaran la aparición de un patrón de rejilla, similar a lo que habían visto durante la tarea de neurofeedback. En algunos de los ensayos, se les dijo de antemano que prestaran atención a un lado del campo visual, pero en otros, no se les dio ninguna dirección.

Cuando se les dijo a los sujetos que prestaran atención a un lado, esa instrucción fue el factor dominante en el lugar donde buscaron. Pero si no se les dio ninguna señal por adelantado, tendían a prestar más atención al lado que había sido favorecido durante su entrenamiento de neurofeedback.

En otra tarea, se les pidió a los participantes que miraran una imagen como una escena natural al aire libre, una escena urbana o una forma fractal generada por ordenador. Al rastrear los movimientos oculares de los sujetos, los investigadores descubrieron que las personas pasaban más tiempo mirando el lado que sus ondas alfa les habían entrenado para prestar atención.

“Es prometedor que los efectos parecieran persistir después”, dice Desimone, aunque se necesitan más estudios para determinar cuánto tiempo pueden durar estos efectos.

 

Bagherzadeh, Y., Baldauf, D., Pantazis, D., & Desimone, R. (2019)


pexels-photo-296817-1200x800.jpeg
28/Ene/2020

Para responder a esta pregunta, los investigadores de la Universidad de Ginebra (UNIGE) y los Hospitales Universitarios de Ginebra (HUG), Suiza, en colaboración con la Universidad de Wisconsin (EE. UU.), Analizaron los sueños de varias personas e identificaron qué áreas del cerebro se activaron cuando experimentaron miedo en sus sueños.

Descubrieron que una vez que los individuos se despertaban, las áreas del cerebro responsables de controlar las emociones respondían a las situaciones que inducían el miedo de manera mucho más efectiva. Estos resultados, que se publican en la revista Human Brain Mapping, demuestran que los sueños nos ayudan a reaccionar mejor ante situaciones aterradoras, allanando así el camino para nuevos métodos terapéuticos basados en los sueños para combatir la ansiedad.

La neurociencia se ha interesado por los sueños durante varios años, centrándose en las áreas del cerebro que están activas cuando soñamos. Los científicos emplearon electroencefalografía de alta densidad (EEG), que utiliza varios electrodos colocados en el cráneo para medir la actividad cerebral.

Áreas del cerebro activo durante sueños aterradores

Los científicos de Ginebra colocarán 256 electrodos EEG en 18 sujetos a quienes despertarán varias veces durante la noche. Cada vez que despertaban a los participantes, tenían que responder una serie de preguntas como: ¿Soñaste? Y, si es así, ¿te sentiste asustado? ”

“Al analizar la actividad cerebral basada en las respuestas de los participantes, identificamos dos regiones cerebrales implicadas en la inducción del miedo experimentado durante el sueño: la ínsula y la corteza cingulada”, explica Perogamvros. La ínsula también participa en la evaluación de las emociones cuando está despierto, y se activa automáticamente cuando alguien siente miedo. La corteza cingulada, por su parte, realiza un papel en la preparación de reacciones motoras y conductuales en caso de amenaza. “Por primera vez, hemos identificado los correlatos neuronales del miedo cuando soñamos y hemos observado que regiones similares se activan al experimentar el miedo tanto en el sueño como en los estados de vigilia”, continúa el investigador con sede en Ginebra.

¿Los sueños nos preparan para nuestras vidas despiertas?

Luego, investigaron un posible vínculo entre el miedo experimentado durante un sueño y las emociones experimentadas una vez despierto. Le dieron un diario de sueños a 89 participantes por una semana. A los sujetos se les pidió que cada mañana, al despertar, anotaran si recordaban los sueños que tenían durante la noche y que identificaran las emociones que sentían, incluido el miedo. Al final de la semana, se colocaron en una máquina de resonancia magnética (MRI). “Durante la semana anterior mostramos a cada participante imágenes emocionalmente negativas, como agresiones o situaciones angustiosas, así como imágenes neutrales, para ver qué áreas del cerebro eran más activas para el miedo y si el área activada cambiaba según las emociones experimentadas en los sueños “, dice Virginie Sterpenich, investigadora del Departamento de Neurociencias Básicas de UNIGE.

Los investigadores estaban particularmente interesados en las áreas del cerebro tradicionalmente involucradas en el manejo de las emociones, como la ínsula, la amígdala, la corteza prefrontal medial y la corteza cingulada. “Descubrimos que cuanto más tiempo una persona había sentido miedo en sus sueños, menos se activaban la ínsula, el cíngulo y la amígdala cuando la misma persona miraba las imágenes negativas”, dice Sterpenich. “Además, la actividad en la corteza prefrontal medial, que se sabe que inhibe la amígdala en caso de miedo, ¡aumentó en proporción al número de sueños aterradores!

Estos resultados demuestran el vínculo muy fuerte entre las emociones que sentimos tanto en el sueño como en la vigilia. También refuerzan una teoría neurocientífica sobre los sueños: simulamos situaciones aterradoras mientras soñamos para reaccionar mejor ante ellos una vez que estamos despiertos. “Los sueños pueden considerarse como un entrenamiento real para nuestras reacciones futuras y pueden potencialmente prepararnos para enfrentar los peligros de la vida real”, sugiere Perogamvros.

Sueños: ¿una nueva terapéutica?

Tras la revelación de una función potencial de los sueños, los investigadores ahora planean estudiar una nueva forma de terapia del sueño para tratar los trastornos de ansiedad. También están interesados en las pesadillas porque, a diferencia de los malos sueños, en los que el nivel de miedo es moderado, las pesadillas se caracterizan por un nivel excesivo de miedo que interrumpe el sueño y tiene un impacto negativo en el individuo una vez despierto. “Creemos que si se supera un cierto umbral de miedo en un sueño, pierde su papel beneficioso como regulador emocional”, concluye Perogamvros.


pexels-photo-1642883-1200x797.jpeg
28/Ene/2020

Según un nuevo estudio, mantenerse en forma o mejorar el estado físico con el tiempo debería ser una meta para cualquiera que quiera reducir la probabilidad de contraer demencia

“Es importante decir que nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer ejercicio. El participante promedio en nuestro estudio tenía alrededor de 60 años al inicio del estudio, y la mejora en la aptitud cardiorrespiratoria estaba fuertemente relacionada con un menor riesgo de demencia. Aquellos que tenían una condición física deficiente en la década de 1980 pero la mejoraron en la próxima década podrían esperar vivir dos años más sin demencia ”, dice el autor principal Atefe Tari del Grupo de Investigación de Ejercicio Cardíaco (CERG) en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU). )

La demencia implica una disminución progresiva de las funciones cognitivas, lo suficientemente grave como para interferir con la capacidad de funcionar de forma independiente. La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia. Para 2050, se estima que 150 millones de personas en el mundo tendrán demencia, un triple de la incidencia de la enfermedad en la actualidad. No hay cura. Los hombres viven en promedio cinco años después de ser diagnosticados con demencia, mientras que las mujeres viven en promedio siete años después del diagnóstico.

“Como actualmente no existe un medicamento efectivo para la demencia, es importante centrarse en la prevención. El ejercicio que mejora la condición física parece ser uno de los mejores medicamentos para prevenir la demencia ”, dice Tari.

El estudio de Tari está lejos de ser el primero en mostrar un vínculo entre el buen estado físico y el menor riesgo de contraer demencia. Sin embargo, lo que es único es que Tari y sus colegas de investigación han medido el nivel de condición física de los participantes dos veces separados por diez años. Por lo tanto, han podido evaluar cómo los cambios en el estado físico a lo largo del tiempo están relacionados con el riesgo de demencia. Y los resultados fueron claros.

“Si aumenta su estado físico cardiorrespiratorio de malo a bueno, casi reduce a la mitad el riesgo de contraer demencia. También reduce el riesgo de morir por o con demencia. En nuestro estudio, cada aumento de 1MET se asoció con un riesgo 16% menor de desarrollar demencia y un riesgo 10% menor de muerte relacionada con la demencia. Esta es una mejora que es muy alcanzable para la mayoría de las personas ”, dice Tari.

Un MET es una unidad de medida utilizada por los investigadores para cuantificar la velocidad a la que una persona gasta energía en relación con su peso corporal.

Tari ha utilizado datos de dos bases de datos diferentes, el Estudio de Salud y Memoria en Nord-Trøndelag y el Registro de Causa de Muerte de Noruega.

Casi la mitad del riesgo

Entre 1995 y 2011, 920 personas con demencia fueron incluidas en el Estudio de Salud y Memoria en Nord-Trøndelag. Un total de 320 de ellos también habían participado en HUNT1 y HUNT2 y proporcionaron suficiente información sobre su propia salud para ser incluidos en los análisis. Resultó que la mala aptitud cardiorrespiratoria tanto en la década de 1980 como en la de 1990 fue significativamente más común en este grupo que entre los participantes de HUNT comparables que no habían sido diagnosticados con demencia.

De hecho, el riesgo de desarrollar demencia fue un 40% menor para aquellos que se encontraban entre el 80% con la mejor condición física tanto en la década de 1980 como en la de 1990.

Además, fue un 48% más bajo si uno hubiera cambiado de un nivel de condición física deficiente a uno más alto entre las dos encuestas.

Todos los participantes fueron seguidos hasta la muerte o al final del seguimiento en el verano de 2016. A través del Registro de Causa de Muerte de Noruega, los investigadores de NTNU encontraron 814 mujeres y hombres que habían muerto de o con demencia durante el período. Esto significa que la demencia se declaró como la causa de muerte subyacente, inmediata o adicional. El riesgo fue más bajo para aquellos que tenían buena condición física en ambas encuestas HUNT. Sin embargo, también aquellos que habían cambiado de mal estado físico a mejor a lo largo de los años tenían un riesgo reducido del 28%.

“Los estudios HUNT nos brindan información muy amplia sobre la salud de los participantes, incluida la composición corporal, los hábitos de fumar, el nivel educativo, la presión arterial, la diabetes, los niveles de colesterol y los antecedentes familiares de accidente cerebrovascular. Al ajustar los análisis para estos factores,

hemos descartado que expliquen completamente la relación entre el estado físico y el riesgo de demencia en nuestro estudio ”, dice ella.

Actividad física vs. estado físico

En otras palabras, el estudio proporciona muy buena evidencia de que mantener una buena forma física también es bueno para el cerebro. Sin embargo, Tari señala que esto no significa necesariamente que todas las personas que realizan actividad física de manera regular tengan garantizado un buen efecto en la salud del cerebro.

“El ejercicio de alta intensidad mejora la condición física más rápido que el ejercicio moderado, y recomendamos que todos hagan ejercicio con una frecuencia cardíaca alta al menos dos días a la semana. El ejercicio regular que te hace sudar y sin aliento asegurará que tu estado físico sea bueno para tu edad. Nuestro estudio sugiere que una buena forma física para su edad puede retrasar la demencia en dos años y que también puede vivir dos o tres años más después de ser diagnosticado con demencia ”, dijo.

pexels-photo-1028741-1200x800.jpeg
28/Ene/2020

La ciencia nos dice que suceden muchas cosas buenas en nuestro cerebro mientras dormimos: el aprendizaje y los recuerdos se consolidan y se eliminan los desechos, entre otras cosas. Una nueva investigación muestra por primera vez que las células inmunes importantes llamadas microglia, que juegan un papel importante en la reorganización de las conexiones entre las células nerviosas, la lucha contra las infecciones y la reparación del daño, también están principalmente activas mientras dormimos.

Los hallazgos, que se realizaron en ratones, tienen implicaciones para la plasticidad cerebral, enfermedades como trastornos del espectro autista, esquizofrenia y demencia, que surgen cuando las redes cerebrales no se mantienen adecuadamente y la capacidad del cerebro para combatir infecciones y reparar daño después de un derrame cerebral u otra lesión traumática.

“Se ha asumido en gran medida que el movimiento dinámico de los procesos microgliales no es sensible al estado conductual del animal”, dijo Ania Majewska, Ph.D., autora principal del estudio. “Esta investigación muestra que las señales en nuestro cerebro que modulan el estado de sueño y vigilia también actúan como un interruptor que apaga y enciende el sistema inmunológico”.

Las microglias sirven como los primeros respondedores del cerebro, patrullando el cerebro y la médula espinal y actuando para eliminar las infecciones o engullir los restos del tejido celular muerto. Es solo recientemente que Majewska y otros han demostrado que estas células también juegan un papel importante en la plasticidad, el proceso continuo por el cual las complejas redes y conexiones entre las neuronas se conectan y reconectan durante el desarrollo y para apoyar el aprendizaje, la memoria, la cognición y la función motor.

En estudios previos, el laboratorio de Majewska ha demostrado cómo las microglias interactúan con las sinapsis, la coyuntura donde los axones de una neurona se conectan y se comunican con sus vecinos. La microglia ayuda a mantener la salud y la función de las sinapsis y podar las conexiones entre las células nerviosas cuando ya no son necesarias para la función cerebral.

El estudio actual señala el papel de la noradrenalina, un neurotransmisor que señala la excitación y el estrés en el sistema nervioso central. Este químico está presente en niveles bajos en el cerebro mientras dormimos, pero cuando la producción aumenta, despierta nuestras células nerviosas, lo que nos hace despertar y estar alertas. El estudio mostró que la noradrenalina también actúa sobre un receptor específico, el receptor adrenérgico beta2, que se expresa a niveles altos en la microglia. Cuando esta sustancia química está presente en el cerebro, la microglia se desliza en una especie de hibernación.

El estudio, que empleó una tecnología de imagen avanzada que permite a los investigadores observar la actividad en el cerebro vivo, mostró que cuando los ratones estaban expuestos a altos niveles de noradrenalina, la microglia se volvió inactiva y no pudo responder a las lesiones locales y se retiró de su papel. en el cableado de redes cerebrales.

“Este trabajo sugiere que la remodelación mejorada de los circuitos neuronales y la reparación de las lesiones durante el sueño puede estar mediada en parte por la capacidad de la microglía para interactuar dinámicamente con el cerebro”, dijo Rianne Stowell, Ph.D., primer autor del artículo. “En conjunto, esta investigación también muestra que las microglias son exquisitamente sensibles a las señales que modulan la función cerebral y que la dinámica y las funciones microgliales están moduladas por el estado conductual del animal”.

La investigación refuerza la importante relación entre el sueño y la salud del cerebro y podría ayudar a explicar la relación establecida entre los trastornos del sueño y la aparición de afecciones neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.


pexels-photo-2952775-e1569321099562.jpeg
28/Ene/2020

Esa es la sugerencia del estudio realizado por la Universidad de Riverside (Los Ángeles),  que pide a las personas que actúen como extravertidos durante un período prolongado. Durante una semana, se pidió a los 123 participantes que, en algunos casos, ampliaran los límites de su disposición a participar, actuando como extravertidos. Durante otra semana, se le pidió al mismo grupo que actuara como introvertido.

Los beneficios de la extraversión se han informado anteriormente, incluidos los de “extraversión forzada”, pero generalmente solo por breves intervalos. En un estudio, se pidió a los pasajeros del tren que hablaran con extraños; un grupo de control fue dirigido a permanecer en silencio. Los conversadores informaron una experiencia más positiva.

La investigadora de UC Riverside, Sonja Lyubomirsky, quería extender la falsa extraversión para ver si resultaría en un mejor bienestar.

“Los hallazgos sugieren que cambiar el comportamiento social de uno es un objetivo realizable para muchas personas, y que comportarse de manera extravertida mejora el bienestar”, dijo Lyubomirsky, psicólogo de la UCR y coautor del estudio, publicado en el Journal of Experimental. Psicología: general. Los psicólogos prefieren “extravertido” al “extrovertido” más comúnmente usado, debido a su uso histórico en la academia, y los orígenes latinos de “extra”, que significa “afuera”.

Un desafío inicial para este estudio fue la presunción de que la extraversión, como un rasgo recompensado en la cultura estadounidense, es lo mejor. Muchos de los adjetivos asociados con la extraversión son más halagadores que los relacionados con la introversión. La mayoría de las personas preferirían asociarse con palabras como “dinámico” que con palabras como “retirado”.

Entonces el equipo de Lyubomirsky buscó las palabras acordadas como las más neutrales. Los adjetivos para la extraversión fueron “comunicativos”, “asertivos” y “espontáneos”; para introversión, “deliberado”, “tranquilo” y “reservado”.

Luego, los investigadores dijeron a los participantes, tanto el grupo Act Introvertido como el grupo Act Extravert, que investigaciones anteriores encontraron que cada conjunto de comportamientos son beneficiosos para los estudiantes universitarios.

Finalmente, se les dijo a los participantes que salieran y que fueran tan comunicativos, asertivos y espontáneos como pudieran. Más tarde, se le dijo al mismo grupo que fuera deliberado, callado y reservado, o viceversa. Tres veces a la semana, a los participantes se les recordó el cambio de comportamiento a través de correos electrónicos.

Según todas las medidas de bienestar, los participantes informaron un mayor bienestar después de la semana de extraversión, y una disminución en el bienestar después de la semana de introversión. Curiosamente, los falsos extravertidos no informaron molestias ni efectos nocivos.

“Mostró que una manipulación para aumentar el comportamiento extravertido mejoró sustancialmente el bienestar”, dijo Lyubomirsky. “Manipular el comportamiento relevante de la personalidad durante una semana puede ser más fácil de lo que se pensaba anteriormente, y los efectos pueden ser sorprendentemente poderosos”.

Los investigadores sugieren que los futuros experimentos que aborden esta cuestión pueden cambiar algunas variables. Los participantes eran estudiantes universitarios, generalmente más maleables en términos de cambio de hábitos. Además, dijo Lyubomirsky, los efectos de la extroversión “falsa” podrían surgir después de un período de estudio más largo.


pexels-photo-267350-1200x871.jpeg
28/Ene/2020

Un nuevo estudio de investigadores de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins descubrió que los adolescentes que pasan más de tres horas al día en las redes sociales tienen más probabilidades de presentar altos niveles de conductas internalizantes en comparación con los adolescentes que no usan las redes sociales en absoluto.

El estudio, publicado en línea el 11 de septiembre en JAMA Psychiatry, comparó el tiempo que los adolescentes informaron haber invertido en las redes sociales con dos tipos de comportamientos que pueden ser indicadores de problemas de salud mental: internalización y externalización. La internalización puede implicar retraimiento social, dificultad para enfrentar la ansiedad o la depresión o dirigir los sentimientos hacia adentro. La externalización puede incluir agresión, actuar, desobedecer u otros comportamientos observables.

“Muchos estudios existentes han encontrado un vínculo entre el uso de medios digitales o sociales y la salud de los adolescentes, pero pocos miran esta asociación a lo largo del tiempo”, dice la autora principal Kira Riehm, MSc, estudiante de doctorado en el Departamento de Salud Mental de la Escuela Bloomberg. “Nuestro estudio muestra que los adolescentes que reportan altos niveles de tiempo en las redes sociales tienen más probabilidades de reportar problemas de internalización un año después. No podemos concluir que las redes sociales causen problemas de salud mental, pero creemos que menos tiempo en las redes sociales puede ser mejor para la salud de los adolescentes “.El uso de las redes sociales entre los adolescentes está muy extendido. Encuestas recientes han encontrado que el 95 por ciento de los adolescentes en los EE. UU. Tienen acceso a un teléfono inteligente y cerca del 75 por ciento de los adolescentes tienen al menos una cuenta en las redes sociales. El uso de las redes sociales tiene riesgos y beneficios para la salud. Estas plataformas a menudo proporcionan formas de conectarse con sus pares e información y recursos sobre causas importantes para ellos, pero existen riesgos de ciberacoso y otras agresiones digitales.

Para su estudio, los investigadores utilizaron una muestra representativa a nivel nacional de adolescentes estadounidenses de 13 a 17 años del Estudio de Evaluación de la Población del Tabaco y la Salud (PATH) financiado con fondos federales entre 2013 y 2016. El estudio recolectó datos durante tres años y el análisis involucró a 6.595 encuestados . Cada año, se preguntó a los participantes cuánto tiempo pasaron en las redes sociales, así como preguntas relacionadas con los síntomas de problemas de salud mental internos y externos.

El estudio encontró que menos del 17 por ciento de los adolescentes no usaban las redes sociales. Para aquellos que informaron usar las redes sociales, 2,082 o 32 por ciento, informaron haber gastado menos de 30 minutos; 2,000, o alrededor del 31 por ciento, informaron haber pasado entre 30 minutos y tres horas; 817, o 12 por ciento, informaron haber pasado de tres a seis horas; y 571, o el 8 por ciento, informaron pasar más de seis horas por día.

Los investigadores también encontraron que 611 encuestados, o alrededor del 9 por ciento, informaron experimentar solo problemas de internalización, mientras que 885, o 14 por ciento, informaron experimentar solo problemas de externalización; 1.169, o alrededor del 18 por ciento, informaron haber experimentado problemas internos y externos; y 3.930, o alrededor del 59 por ciento, informaron problemas no / bajos. El estudio no encontró vínculos entre el uso de las redes sociales y los problemas de salud mental y género.

“Las redes sociales tienen la capacidad de conectar a los adolescentes que pueden ser excluidos en su vida diaria. Necesitamos encontrar una mejor manera de equilibrar los beneficios de las redes sociales con posibles resultados negativos para la salud ”, dice Riehm. “Establecer límites razonables, mejorar el diseño de las plataformas de redes sociales y centrar las intervenciones en la alfabetización mediática son todas formas en que potencialmente podemos encontrar este equilibrio”.

headache-pain-pills-medication-159211-1200x800.jpeg
28/Ene/2020

La inflamación causada por el uso de opioides tanto en el cerebro como en el intestino puede exacerbar los síntomas de las emociones negativas asociadas con la abstinencia. Dirigirse a la inflamación podría ayudar a aliviar las experiencias negativas de la abstinencia de opioides y prevenir la dependencia.

Fuente: Universidad Thomas Jefferson

Un gran objetivo de la investigación en curso para combatir el trastorno por consumo de opioides es comprender la abstinencia de drogas. Los síntomas físicos y emocionales de la abstinencia pueden ser mortales y constituyen una experiencia poderosamente negativa; El miedo a estos síntomas motiva fuertemente la adicción.

Investigadores en el laboratorio de James Schwaber del Instituto Daniel Baugh de Genómica Funcional y Biología Computacional de la Universidad Thomas Jefferson están estudiando cómo la inflamación contribuye a la abstinencia y la dependencia de drogas. Su estudio fue publicado en Frontiers of Neuroscience el 3 de julio.

Los opioides pueden causar inflamación en el cerebro al inducir a las células inmunes a liberar moléculas inflamatorias llamadas citocinas. Las principales células inmunes en el cerebro son las microglias y los astrocitos. Se han observado respuestas inflamatorias inducidas por los opioides en la amígdala central, una región del cerebro que ha sido fuertemente implicada en la dependencia de los opioides debido a su papel en la emoción y la motivación. La amígdala central también puede verse afectada por la inflamación en otras partes del cuerpo, como el intestino. De hecho, la comunicación entre el intestino y el cerebro puede dar forma a una variedad de comportamientos motivados y estados emocionales, incluidos los relacionados con la drogodependencia y la abstinencia.

Los hallazgos subrayan la relación altamente compleja entre el intestino y el cerebro, y sugieren que la inflamación en el intestino y el cerebro puede exacerbar los síntomas asociados con la abstinencia. La inflamación dirigida en estas regiones puede aliviar la experiencia negativa de la abstinencia de drogas y, por lo tanto, prevenir la dependencia


pexels-photo-296301.jpeg
28/Ene/2020

Un medicamento utilizado para tratar el trastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH) parece afectar el desarrollo de la sustancia blanca portadora de señales del cerebro en niños con el trastorno, según un estudio publicado en la revista Radiology. No se encontraron los mismos efectos en adultos con TDAH.

El metilfenidato (MPH), vendido bajo nombres comerciales como Ritalin y Concerta, es un tratamiento comúnmente recetado para el TDAH que es efectivo en hasta el 80 por ciento de los pacientes. Sin embargo, no se sabe mucho sobre su efecto en el desarrollo del cerebro, incluida la materia blanca del cerebro, que es importante para el aprendizaje y las funciones cerebrales y para coordinar la comunicación entre las diferentes regiones del mismo.

Para obtener más información sobre los efectos de MPH en el desarrollo de la materia blanca, los investigadores holandeses realizaron un estudio de 50 niños y 49 hombres adultos jóvenes diagnosticados con TDAH. Todos los pacientes no habían recibido medicación; es decir, nunca habían recibido MPH antes del estudio.

“Todos los estudios anteriores han tratado de controlar estadísticamente los efectos de los medicamentos para el TDAH”, dijo la autora principal del estudio, Liesbeth Reneman, MD, Ph.D., del Departamento de Radiología y Medicina Nuclear del Centro Médico Académico de la Universidad de Ámsterdam. Países Bajos. “Pero somos los primeros en estudiar a pacientes sin tratamiento previo con medicamentos en este contexto, lo que, por supuesto, es crucial si quieres saber cómo los medicamentos para el TDAH afectan el desarrollo del cerebro”.

Los pacientes recibieron MPH o un placebo durante 16 semanas. Antes y una semana después del cese del tratamiento, los participantes se sometieron a una resonancia magnética, incluida la imagen de tensor de difusión (DTI), una técnica que ayuda a evaluar la materia blanca. DTI proporciona una medida llamada anisotropía fraccionada (FA), que se cree que refleja aspectos importantes de la materia blanca, como la densidad, el tamaño y la mielinización de las fibras nerviosas, el proceso de recubrir las fibras nerviosas para proteger el nervio y ayudarlo a transportar señales de manera más eficiente.

En los niños con TDAH, cuatro meses de tratamiento con MPH se asociaron con un aumento de la sustancia blanca FA. Los efectos fueron dependientes de la edad, ya que no se observaron en adultos tratados con MPH.

“Los resultados muestran que los medicamentos para el TDAH pueden tener diferentes efectos sobre el desarrollo de la estructura cerebral en niños frente a adultos”, dijo el Dr. Reneman.

“En los hombres adultos con TDAH, y los niños y los hombres adultos que recibieron placebo, los cambios en las medidas de FA no estaban presentes, lo que sugiere que los efectos del metilfenidato sobre la sustancia blanca del cerebro están modulados por la edad”.

El Dr. Reneman y sus colegas están estudiando las implicaciones a largo plazo de estos hallazgos sobre el comportamiento del TDAH, que aún no se han establecido. Muchos pacientes con TDAH toman medicamentos por años, por lo que los efectos a largo plazo del tratamiento con MPH representan un área vital de investigación. Mientras tanto, los investigadores quieren ver regulaciones más estrictas para recetar medicamentos para el TDAH, ya que MPH se prescribe no solo a un número creciente de niños, sino también a edades más tempranas.

“Lo que nuestros datos ya subrayan es que el uso de medicamentos para el TDAH en niños debe considerarse cuidadosamente hasta que se sepa más sobre las consecuencias a largo plazo de la prescripción de metilfenidato a una edad temprana”, dijo el Dr. Reneman. “El medicamento solo se debe recetar a los niños que realmente tienen TDAH y se ven significativamente afectados por él”.

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, según los informes de los padres, aproximadamente el 5.2 por ciento de los niños estadounidenses de entre 2 y 17 años toman medicamentos para el TDAH.


Próximos Cursos

Curso Clínico de Neurofeedback | MADRID
ENERO DE 2020